Arturo Muñoz Saravia

Arturo Muñoz Saravia, Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny y Director, Iniciativa Boliviana de Anfibios

Todavía recuerdo cuando era niño y tenía que quitar las ranas atrapadas en la piscina de la casa de mis padres. ¡Tenía mucho miedo de hacer eso! Yo usaba un palo largo e intentaba evitar a las ranas cuando las sacaba de la piscina y las colocaba en el jardín. A veces incluso usaba bolsas y guantes gruesos para tocarlos. Mi primer contacto directo con una rana fue cuando puse mi pie desnudo en una bota y una rana muy fría estaba dentro – ¡mi corazón casi estalló!

Arturo Muñoz

Mi sueño es tener un equipo boliviano trabajando juntos, con el apoyo de la Iniciativa Boliviana de Anfibios, para la conservación de los anfibios bolivianos.

 

 

 

 

 

 

 

Después de algunos años, me acostumbré a estos pequeños animales e incluso encontré algunos aspectos atractivos de ellos. En un par de ocasiones, incluso guardé algunos renacuajos y ranas en acuarios, agregando a mi colección de mascotas. El contacto con los animales y la naturaleza me llevó a estudiar biología. En 1998 conocí a un amigo belga que me introdujo en el mundo de los anfibios. Solíamos ir por semanas a diferentes áreas y bosques en Bolivia, solo en busca de ranas. Aprendimos a identificarlos con una copia en blanco y negro de una guía de campo de anfibios. Para hacer las cosas más interesantes, las guías de campo estaban en inglés, aunque sólo sabía contar hasta cinco en inglés.

Desde esa experiencia, empecé a trabajar con anfibios y reptiles. En 2001, llevé a cabo mi tesis con anfibios y reptiles de un área protegida en el sur de Bolivia. Aprendí mucho y luego el mismo año participé en una expedición de dos meses con investigadores del Reino Unido donde tuve la oportunidad de ver desde una perspectiva privilegiada la vida y la situación de los anfibios andinos. Dos años más tarde empecé a trabajar con algunos de los miembros de esta expedición y durante los próximos años ese proyecto me dio la oportunidad de visitor más de cincuenta sitios en Bolivia, incluyendo su diversidad de anfibios y también los problemas que algunas poblaciones estaban enfrentando.

En el 2006 tuve la oportunidad de participar en el curso de conservación de anfibios en Durrell Wildlife Conservation Trust en Jersey, y esta experiencia cambió mi vida. Una vez que volví a Bolivia, quise ser un conservacionista de anfibios. Desafortunadamente, nadie estaba trabajando en la conservación de anfibios en Bolivia en ese momento, así que decidí crear la Iniciativa Boliviana de Anfibios. Este fue un proyecto de una sola persona durante algunos años, pero ha crecido lentamente, especialmente después de los cursos de capacitación de anfibios que organicé y coordiné en Bolivia, algunos de ellos con Durrell.

Este proyecto fue una gran experiencia donde pude ver la situación real de los anfibios en Bolivia. Por eso decidí enfocar mi trabajo en los Andes y principalmente con el género Telmatobius. Durante este período, junto con nuestro equipo, obtuvimos datos importantes sobre anfibios en peligro de extinción y proporcionamos esta información para la Lista Roja Boliviana, el Plan de Acción de Anfibios de Bolivia y también para priorizar acciones de conservación de anfibios en Bolivia para tomadores de decisiones y diferentes organizaciones. También me convertí en co-presidente del Grupo de Especialistas de Anfibios y he trabajado para construir una red de líderes conservacionistas en anfibios en Bolivia y Sudamérica. En 2013, empecé mi doctorado en la Universidad de Ghent en Bélgica, trabajando con la Rana del Lago Titicaca, una experiencia que me ha dado la oportunidad de usar tecnología y conocimiento no disponibles en Bolivia para entender mejor a esta especie y los problemas que ésta enfrenta.

Ahora, después de casi diez años de sensibilización sobre esta iniciativa, muchos estudiantes, voluntarios y colegas están trabajando para la conservación de los anfibios bolivianos. Mi sueño es tener un equipo boliviano trabajando juntos, con el apoyo de la Iniciativa Boliviana de Anfibios, para la conservación de los anfibios bolivianos.