José Alfredo Hernández Díaz

José Alfredo Hernández Díaz, Curator of Reptiles and Amphibians, Africam Safari, Mexico

Desde que era un niño, amaba a los animales, especialmente a los reptiles y anfibios. Cuando era joven, mis padres solían llevarnos a mi hermano y a mí al campo; usualmente recolectamos algunos renacuajos, los criamos y luego poníamos las ranas o sapos en el jardín. Me gustaba escucharlos en los días lluviosos. Luego crecí y decidí convertirme en biólogo.

Mientras estudiaba la carrera de Biología, creé una organización de estudiantes con algunos amigos. Creamos una pequeña colección de herpetos en la universidad y tratamos de enseñarle a las personas sobre su importante papel en el ecosistema, así como de cambiar los conceptos erróneos de las personas con respecto a los reptiles y anfibios. Durante ese tiempo, también fui voluntario en el Departamento de Educación en Africam Safari Zoo en Puebla, México.

José Alfredo Hernández Díaz
 

Después de terminar mi carrera, tuve la oportunidad de trabajar como voluntario para la Organización TADPOLE de Shawn McCracken en su proyecto Canopy Amphibian en Ecuador. El proyecto tuvo como objetivo probar los efectos negativos de la contaminación de las compañías petroleras sobre la diversidad de anfibios en la Amazonía. Fui testigo de la gran riqueza de anfibios en el ecosistema terrestre más diverso de la Tierra, y definitivamente decidí centrar mi carrera en la conservación de anfibios. Luego, hice mi maestría en Colombia donde trabajé con ranas venenosas. Tuvimos una pequeña colección en el laboratorio de la universidad y allí aprendí más sobre el manejo de anfibios.

In 2012, En 2012, volví a Africam Safari como Curador de reptiles y anfibios, donde asumí la responsabilidad del Programa de Conservación del Sapo de Cresta (Incilius cristatus), un anfibio en peligro crítico endémico de México. Había participado en el comienzo de ese programa cuando aún era voluntario en el zoológico. Colaboré en el trabajo de campo cuando se reunieron los fundadores de la colonia. Desafortunadamente, cuando obtuve el puesto, los sapos todavía estaban en cajas de cuarentena, pero eso me dió la oportunidad de diseñar sus recintos y formar dos grupos de cría. Seis meses después, tuvimos el primer evento de reproducción de la especie en cautiverio. Ese evento fue una gran experiencia de aprendizaje para mí, porque pude ver los huevos de los sapos y el desarrollo del renacuajo desde el principio.

Los anfibios no suelen ser una de las especies más importantes para las prioridades nacionales de conservación en muchos países.

Desde ese día, hemos tenido ocho eventos de reproducción en la colonia cautiva, lo que nos ha permitido recopilar información importante sobre la reproducción y biología del desarrollo de la especie. Hemos colectado renacuajos adicionales para enriquecer el acervo genético de la colonia y hemos liberado más de 1,000 sapos criados en cautiverio en cinco ocasiones diferentes entre 2013 y 2017. Además, durante esos cinco años establecimos un programa de monitoreo de la población de sapos. Encontramos un aumento en la abundancia de la especie durante la temporada de cría, de 23 a 120 en una sola noche.

Además del sapo de Cresta, comencé un nuevo proyecto en 2015 con el apoyo del Programa Edge of Existence de la Sociedad Zoologica de Londres. Este proyecto consistió en determinar el estado de la población de la Salamandra de Taylor (Ambystoma taylori), especie endémica de un solo lago de cráter en México. Después de dos años trabajando en ese proyecto, desarrollé una estrategia de conservación para implementar acciones de protección en el hábitat de la salamandra y crear una colonia de seguridad para la especie, y al final del año pasado, recibí el premio «Por el amor de México» de Volkswagen. El premio incluyó fondos para continuar el trabajo de protección del hábitat de la Salamandra de Taylor a través de acciones como la creación de un área protegida alrededor del lago, la reforestación del cráter con 2.500 árboles nativos y la participación de personas locales y visitantes en acciones para reducir la contaminación en el lago.

Los anfibios merecen nuestra protección.

Echa un vistazo a nuestros otros Defensores de Anfibios!